,

Fantasía Deslucida

Tus sublimes cualidades las concibo tan por encima de todo

Y ¡cómo añoro acariciar tu alma el resto de este tormento!

Castrar la fatal inmundicia del amor puro en donde yacemos

A la ironía hacerla cómplice de nuestro elegante y sombrío cuento

.

Maldita humanidad que me encarcela en estas murallas de banalidad

Viles los ecos que llegan a mí desde un suspiro de hipocresía rebelde

Pero la mentira que se esconde detrás de la vida me impide elevarte

Sé que nuestro cielo se nubla ya, pero jamás olvidaré lo que es amarte

.

Las protestas continúan, no sueño ya algo más que tu mirada

Bajo un inefable hechizo me mantienes, me enseñas la otra cara

Despiertas en mí una sombra dispuesta a todo con tal de poseerte

Pero no físicamente, sino de alcanzarte más allá de la muerte

.

Hablo de tantas entelequias que he me separado de la realidad

No la necesito, puedo prescindir de ella si a mi lado trasciendes

Si en este velorio tomas mi mano y te mantienes feliz e inerme

Solo fruslerías, la vida es para mí ya menos que un segundo de tus besos

.

Me trastorna existir, ya habrás notado esta psicosis que me consume

Las imágenes y sensaciones crean la fantasía perfecta para suicidarse

Entre los vetustos templos creo entender la poesía adorada siempre tuya

Inexactas son las cicatrices que hemos ocasionado antes del sol secarse

.

Es una pena ver el fin de lo que ayer significó nuestro sustento

Mataría por volver una vez más y componer una melodía impecable

Por escribir una historia de enamoramiento donde no reine el dolor

Y así experimentaría otra vez lo hermoso que fue en ti perderme

.

Sería preferible no tener ya reminiscencias de tu magnífica luz

Tu natural y sutil voluntad por trascender motivaron lo ausente

El flujo de energía se desbordó cuando tus labios rozaron mis dientes

La existencia no parecía ser tan miserable para este soñador demente

.

Un periodo tan ínfimo es lo que resta por soñar hasta ahogarse en la marea

¡Qué insignificante es lo que otrora hizo menos miserables nuestras almas!

¡Qué dispersas están todas las piezas de la espléndida burbuja ya colapsada!

Pero creo que me alegro, porque sin ti podré, al anochecer, al fin extinguir mi vida

.

Para: ella, mi eterno e imposible amor…

Libro: Corazones Pegajosos


Si te ha gustado un poco lo que has leído aquí, puedes apoyarme con un donativo. Con ello, me ayudarás a continuar con mis escritos y también a difundir el mensaje que quiero dar al mundo entero. ¡Muchísimas gracias por tu tiempo!

About Arik Eindrok

Deja un comentario

Previous

Pensamientos AD12

Apostasía

Next