,

Martirio Supremo

Dioses según fuimos, pero la existencia desgarró el añorado idilio

En un intercambio misterioso la sublimidad fue corrompida

La inflamada visión divina se heló entre la neblina insulsa

Surgió una inmundicia jamás vista, se trataba de la existencia humana

.

No es que la expulsión fuese pérfida e inadecuada naturalmente

El eterno problema era la inutilidad de los que la buscaban

Pues, al menos en este plano, la poseían seres imbéciles y atroces

Indignos sirvientes de placeres mundanos y acciones criminales

.

Era una onerosa blasfemia tener que soportar su ridículo comportamiento

¿Por qué?, era la cuestión, ¿por qué los humanos debían existir de este modo?

¿Con qué fin inimaginable les había sido conferido aquello que corrompían?

¿Por qué se les permitía envilecerse hasta pudrirse en la sordidez extrema?

.

¡Qué contradictorio! La supuesta humanidad solo era una execrable comedia

Una pestilente caterva de ignominia definía a la perfección su esencia

Seres hambrientos de sinsentido y poder, siempre dispuestos a la corrupción

Luego vino el falso dios, ese papel que hizo a todos renunciar a su alma

.

Y así continúo la triste historia de una raza gangrenada desde el origen

Cada vez más depravada y entregada a la barbarie y los mayores vicios

Su mayor delirio, estúpidamente, era propagar la miseria de su especie

Desnudaban sus cuerpos en la oscuridad porque era el único amor al que aspiraban

.

Muchas más cosas podrían decirse de esta civilización vomitiva y odiosa

Pues era infinita la absurdidad que reinaba en los corazones de sus miembros

Imposible de narrar la desproporcionada inmundicia que representó su aparición

La naturaleza, en sus vastas formas, fue paulatinamente aniquilada con orgullo

.

¡Cuán triste sentía en mi propio ser la podredumbre de ensuciar los diamantes!

Miembro de una humanidad a la que detestaba sin remordimientos, sin sentido

Encasquetado en la algarabía de las premoniciones destinadas al frenesí supremo

Era imprescindible el suicidio, no había otra manera de sobrevivir al martirio

.

Libro: Divagando en el Sinsentido


Si te ha gustado un poco lo que has leído aquí, puedes apoyarme con un donativo. Con ello, me ayudarás a continuar con mis escritos y también a difundir el mensaje que quiero dar al mundo entero. ¡Muchísimas gracias por tu tiempo!

About Arik Eindrok

Deja un comentario

Previous

Anhelo Voraz

Pensamientos ES11

Next