Pensamientos AD49

Sé que yo nunca hubiera podido hacerte feliz, pues no fui más que un perdedor en tu vida. No obstante, yo seguiré aquí esperándote por si algún día decides en mi alma reposar tu inefable mirada.

.

Y quizás encuentres a alguien mucho mejor que yo y que pueda hacerte sentir mujer a cada momento. Pero, de lo que estoy seguro, es de que nunca encontrarás a nadie que lo dé todo por ti, incluso su vida.

.

Me embelesaste desde el primer momento, con ese encanto tan singular que en tus ojos fulgura tan violentamente como el fuego. Eras solo un espejismo, una utopía que jamás podría ser mía, pero eso no impidió que yo, en mi estupidez, me enamorase como un demente de todo lo que tú eres.

.

Pienso que estás lejos ahora y que jamás nos volveremos a ver. Pero luego me confundo, pues no sé si eso era realmente lo que querías o si fue solo un capricho del azar lo que nos separó para siempre.

.

Estoy a punto de poner fin a mi vida, de colocar esta cuerda alrededor de mi cuello, pero no puedo encontrar la respuesta a la pregunta que me llevó al suicidio: ¿cómo y cuándo tu corazón dejó de amarme? O, no sé, ¿es que acaso nunca signifiqué nada para ti? Al final, solo un pestañeo de nuestra existencia es lo que estuvimos juntos, pues tú de alguien más te enamoraste cuando más enamorado de ti yo estaba.

.

Maldigo el día en que te conocí, porque fui un tonto. Y ¡cuánto aborrezco el efímero momento en que tus ojos resplandecientes me atraparon, pues a partir de ese entonces me convertí en tu esclavo! Has acaparado cada espacio de mi mente y te he adorado de tantas formas diferentes, pero es tarde, supongo. Solamente puedo escribir lo que por ti siento, porque es evidente que yo nunca seré aquel que ocupe ese lugar a tu lado.

Amor Delirante


About Arik Eindrok
Previous

Pensamientos RT31

Pensamientos EHD38

Next