Pensamientos RT24

Ya no puedo más, creo que este es el límite de mis fuerzas. Es ahora cuando vendrá la tristeza para devorarme y entregarme, cual vil esclavo, al suicidio de mi último yo.

.

Se apagó el último resplandor de mi contrita alma, ya no puedo contemplar por más tiempo la falacia. Y mi garganta cruje mientras la sangre chorrea los grisáceos muros de esta pestilente habitación. Allá afuera todo sigue igual: absurdo y miserable. Pero aquí dentro, en este deprimente recinto, yace ahora mi cuerpo frío y endurecido, pues al fin he conseguido mi más añorado sueño: suicidarme.

.

Uno se aburre de existir y se asquea del mundo demasiado pronto, pero, al llegar a tal punto, también corremos el riesgo de sufrir y agonizar durante años, pues pareciera que morir es, paradójicamente, todavía más difícil que seguir existiendo tan absurda y tristemente.

.

El lúgubre aullido me despertó, casi no podía creerlo. No sabía por qué, pero había corrido como un demente rumbo al cementerio y había intentado desenterrar tu cadáver. Y sí, no lo voy a negar: quería ver una vez más tu rostro, ¡ese precioso y blanquecino rostro! Pues eso, esperaba vanamente, me daría el valor para esta noche, al fin, suicidarme con la esperanza de volver a verte en ese supuesto más allá del que tanto se especula. Pero vuelvo a fallar, vuelvo a ser débil, vuelvo a mi triste habitación, vuelvo a vivir… sin ti.

.

Volvería a ti las veces que fuesen necesarias, sin importar dónde estuvieras. Te buscaría en cualquier realidad, sin importar cuán lejos estuvieses. Pero no, no recibo de ti ninguna señal. No tengo de ti nada más que un triste recuerdo de un amor sumamente intenso, pero, al fin y al cabo, imposible.

Romántico Trastorno


About Arik Eindrok
Previous

Pensamientos OH41

Pensamientos AD42

Next