,

Pensamientos LEEH10

Una vez llegó una sombra angustiada al final del túnel, y dijo haber conocido a los extraños habitantes de una supuesta civilización moderna donde todos se mataban unos a otros eternamente por meros pedazos de papel; ilustró lo incapaces que eran aquellos imbéciles y decadentes de percatarse que la felicidad refulgía en un papiro cuyo silogismo versaba sobre ya no desear nada. Me pregunto si se refería a los humanos…

.

Las personas son tan torpes y banales que les gusta escuchar mentiras porque eso las hacer sentirse felices y a gusto; las verdades las atormentan y destruyen sus ficticias necesidades de consumo solicitadas por sus propios recipientes.

.

Es realmente triste que el mundo sea solo un error funesto, una barbarie de hambruna y destrucción sin tregua. Cada mañana me pregunto si alguna vez cesará este sacrílego tormento llamado vida.

.

Y cada tarde continúo sin fuerzas, inquiriendo hasta cuándo se callarán todas esas nauseabundas voces humanas y se hará el laudatorio esfuerzo por entender que esta existencia es solo una eviterna desgracia; supongo que nunca, nunca mientras el poder valga más que la sabiduría.

.

Este mundo es falso, la existencia es una miseria adornada por la pseudorealidad y sus matices superfluos y tan maravillosamente suficientes para lavar las mentes. El humano no es ninguna iluminación, sino todo lo contrario, es un conjunto de penumbras asqueroso e insano.

.

Es un chiste que existan las escuelas sabiendo que nadie puede ser maestro jamás, pues nadie puede enseñar a otro lo que cree saber.

.

Libro: La Execrable Esencia Humana


Si te ha gustado un poco lo que has leído aquí, puedes apoyarme con un donativo. Con ello, me ayudarás a continuar con mis escritos y también a difundir el mensaje que quiero dar al mundo entero. ¡Muchísimas gracias por tu tiempo!

About Arik Eindrok

Deja un comentario

Previous

Anhelo Irremediable

Siluetas Concomitantes

Next