Pensamientos LEEH39

Era inútil intentar cambiar este mundo, y todavía más fútil resultaba conocer a sus habitantes; a seres cuyas mentiras eran tan recalcitrantes que ya ni siquiera se acordaban de que existía la verdad. Y, en su patética miseria, se sentían especiales y evolucionados, siendo que todo cuanto anhelaban era banalidad, vileza, sexo y pedazos de papel con el poder de matizar, por unos instantes, su irrelevante naturaleza.

.

No me interesaba ya la humanidad, pero no podía evitar sentirme tan miserable y absurdo por pertenecer a ella.

.

Los humanos son seres sumamente asquerosos y triviales, y realmente resulta imprescindible acabar con todos ellos para impedir que su vomitiva esencia permanezca y se extienda más allá de este contaminado planeta.

.

Y es que cada vez que intentaba vivir, había algo que me mostraba lo ridículo y superfluo de tal propósito; ese algo se llamaba verdad.

.

Posiblemente, comparado con el enamoramiento y el sufrimiento que de él se deriva, la infidelidad no es algo en absoluto inmoral; por el contrario, hasta podría ser la cura para la infinita cantidad de corazones destrozados que por culpa del amor mantienen a sus poseedores muertos en vida.

La Execrable Esencia Humana


About Arik Eindrok
Previous

Tu partida

Oquedad Iridiscente

Next