Tristeza Suicida

Y, cuando subí al autobús, no pude hacer otra cosa sino hundirme en mi miseria

Los deseos de suicidarme eran más reales y violentos que en cualquier otra noche

Sé que era tan inverosímil, que no podía matarme por una razón tan poco lógica

Pero los sentimientos dictaban otra cosa, pues estar sin ti me resultaba ya imposible

.

Solo bastaron de unos momentos, de un singular suceso donde todo fue tan perfecto

La conjugación de nuestras bocas que devastó la sórdida tristeza de nuestras almas

La fusión de nuestros deseos que, ínfimamente, nos trasladó a un universo tan supremo

Es que estar entre tus brazos, para mí, es más sagrado y bello que todos mis versos

.

El sabor de tus besos es mucho más mágico y enigmático de lo que podría conjeturar

El olor de tu piel es mucho más embriagante y exquisito de lo que podría especular

Las caricias de tus manos tienen esa chispa de locura que hacen a la mía desvariar

Y la inconfundible belleza de tu alma es tan inquietante que hasta me quiero suicidar

.

No sé si en otras bocas tus labios lleguen a encajar con tan tierna y dulce sincronía

Al menos para este soñador no existirá, desde ahora, ninguna otra boca que investigar

Solo tú, encantadora princesa de ojos fulgurantes, mi espíritu por siempre has de liberar

Pues, incluso después de la muerte, yo continuaría buscándote, continuaría amándote

.

No comprendo cómo, cuando me recuestas en ti y me acaricias los cabellos, revivo

Es una sinfonía tan imprevista la que escucho en cada palabra que emana de tu ser

Y todo se difumina, la existencia parece solo una patraña que ni siquiera me importa

¿Qué me haces? ¿Por qué solo en tu calor encuentro esa tranquilidad que me derrota?

.

Podría ser acaso que estemos destinados a estar juntos, que atravesemos la tormenta

O, tal vez, simplemente ha sido una estratagema del destino para torturarnos

No sé si conocerte me ha hecho mal o bien, no sé si podré olvidarte algún día

Lo único que sé es que esta noche, si no me abrazas, ¿de qué diablos me sirve la vida?

.

No puedo controlar la agonía, es demasiado punzante el sufrimiento de no verte

Después de todo lo que sentimos, ¿cómo haces tú para seguir con tu existencia?

Me entristece aún más pensar que no sentiste ni la mitad de lo que yo padezco

Conocerte me devolvió la vida, pero estar sin ti será la poesía de mi tristeza suicida

.

Libro: Quimérico Enamoramiento


About Arik Eindrok
Previous

Pensamientos OH36

Pensamientos RT19

Next