,

Abolición de Humanidad

Creo que me molesta mi propia humanidad, tergiversa el mensaje

El implante alteró la composición de mis escasas neuronas

Si pudiera atravesarme el estómago con una espada, no dudaría

Para escapar y convertirme en dios tras la fúnebre ceremonia

.

Desde el nacimiento fue raptado, obligado a existir sin sentido

¿Por qué? ¿Es que no hay libertad para elegir la muerte sin retorno?

O ¿es que soy incompatible con el sereno puente del vacío?

Se derrumban las estrellas, conozco lo que se siente estar vivo

.

El virus se propagó hacia las esferas y se apoderó de la catarsis

Se modificó el alba, presentí que estaba lejos de cargar el arma

Continúo elevando la verdad, aunque me repudien los monos sin alma

¡Qué extraño resulta escuchar sus gritos de odio hacia el misticismo!

.

Cualquiera pudiera rechazar su naturaleza, yo la he despedazado

Entre más cerca está la palanca, menos espiritual se torna el juego

El drama que implica caer por el barranco de las visiones del ego

El sol cercenó al amor, escondió los corazones para anunciar el hado

.

El destino, si acaso fuese mío, no lo quiero musitando incoherencias

Suficiente tengo con haber encarnado en esta tragicomedia viviente

Las sombras divertían mi mente al rememorar la fantasía del fuego

Pero era una escoria pasearme entre la vacuidad del nuevo mundo

.

La modernidad era el sinónimo de la perdición carnal y matizada

En aquellas calles solitarias aplastaba las sobras para no regurgitar

Ante la equivocación general tomada como única verdad inmaculada

Con los ojos cosidos al espíritu vinculaba el etéreo símbolo sagrado

.

La banalidad con que existía la humanidad era cerval e inaudita

Sembrando por doquier sociedades y mentiras necesarias para envilecerse

Asesinando como un modo de vida, fornicando para perpetuar la caída

De rodillas ante la destrucción, pero orgullosos de su pestilente inopia

.

Así se completaba otro ciclo, con la incapacidad de superarme

¿A qué diablos había venido? Mi percepción me invitaba al ostracismo

La batalla no estaba en el suelo, sino más allá del humano infierno

Proseguiré en el mismo camino, aunque de mí me haya ya hartado

.

Libro: Último Suspiro


Si te ha gustado un poco lo que has leído aquí, puedes apoyarme con un donativo. Con ello, me ayudarás a continuar con mis escritos y también a difundir el mensaje que quiero dar al mundo entero. ¡Muchísimas gracias por tu tiempo!

About Arik Eindrok

Deja un comentario

Previous

Abandono Espectral

Pensamientos OH9

Next