Pensamientos OH16

No sé si realmente los humanos han desarrollado tan avanzado grado de estupidez, arrogancia y presunción como para suponer que sus miserables acciones tienden hacia un fin determinado.

.

El asunto era simple: ¿para qué? y ¿por qué vivir? Si no se podía responder esto antes de comenzar a vivir, entonces verdaderamente nada tenía sentido. Sin embargo, los humanos que habitaban este mundo nunca se preguntaban esto, solo se arrojaban estúpidamente al absurdo de su existencia, y esto parecía fascinarles por completo.

.

Y yo, que tanto me cuestionaba, terminé por amar la parte contraria, por aislarme con la soledad de mi alma y arrinconar toda mi vida en la sangre que escurría de mi garganta.

.

Me decían que meditara qué haría con mi vida. En el fondo, sabía que eran tonterías. No había nada que meditar cuando la única solución a este dilema absurdo era atravesar la puerta del suicidio sublime.

.

Por mi vida juraría que nunca experimenté sensación más placentera y exquisita que cuando me entregué a los impulsos en pleno derroche, que cuando renuncié a los principios inculcados por una sociedad decante e hipócrita donde reinaba la pobreza y la miseria, que jamás reí y gocé tanto como cuando me atreví a liberar mi verdadero yo, mismo que acabó por suplantarme y apoderarse de este títere sin escrúpulos que ya no ama nada ni sueña tanto.

.

Libro: Obsesión Homicida


About Arik Eindrok
Previous

Capítulo X (EEM)

Capítulo XI (EEM)

Next