Alusiones Sombrías

El grito que escuché en la voz de los afligidos apesadumbró mi imaginaria mente

Había salido a medianoche, estupefacto, sin deseos de continuar en esta pesadilla

No había decidido todavía la forma, pero sabía que no podía vivir ni un día más

Pues la vida ya no era ni siquiera soportable, solo la creación de un delincuente

.

Lo que me perturbó fue la profundidad con que la entidad perforaba mi vientre

Pensaba ingenuamente que podría resistir un poco, lo suficiente entre los rechazados

Para desengañarme y construir un nido en donde surgieran ángeles de muerte

Yo no era fuerte, me convertí en el títere de un conjunto de destinos olvidados

.

Nada ni nadie me preparó, el suceso en cuestión destrozó cualquier perfección concebida

Tan intrincado me resultó atravesar la telaraña de infamias oponiéndose a mi llegada

Algo me impulsaba a mirar aquel cuerpo, había cierta nostalgia afligiendo mi corazón

El dolor se incrementaba, los entes se desvanecían en las manos de la sombra menguante

.

Contigo siempre fui un niño, entregado totalmente a tu refulgente y excéntrico cariño

Siempre has sido mi amor, la esencia en cuyo esplendor podría balancearme hasta morir

Ahora que todo se ha alejado permaneces tan impertérrita como el paladar del destino

Si pudiera mantenerte dentro por siempre, cobijarme con el calor que tu aura desprende

.

¡Quién sabe por qué te recuerdo tanto, ya el tiempo ha hecho de nosotros cadáveres!

Es solo que no consigo olvidar esa manera tan particular en la que envolvías mi dolor

Recostados en el borde del sexto apocalipsis, aguardando la exégesis de la fantasía

Dos afligidos y lacerados amantes que entonaban la sinfonía de su próxima entelequia

.

Y todo el amor retornó solo unos segundos, pero lo suficiente para hacerme testigo fiel

En cuanto el silencio en el vínculo fue absoluto, mis labios rozaron la sangre sibilina

Escurriendo de tus ojos y bañando con diamantes las heridas de cada sombrío tropiezo

Me gusta la forma en la que esto se simplifica, eres tan real que tocarte me mortifica

.

Ese monstruo hizo de mi mente el punto perfecto para elevarse como una deidad

Tantos crímenes por tan banal momento, por una insulsa muestra de sacrílego talento

Seis sellos pasaron sin que pudiese contemplarlos detenidamente, solo me estremecieron

De nuevo fue el sagrado matiz de tus ojos el que me recordó cómo se sentía estar vivo

.

Para: ella, mi eterno e imposible amor…

Libro: Divagando en el Sinsentido


About Arik Eindrok

Deja un comentario

Previous

Caos Mortal

Pensamientos EHD3

Next