,

Liberación Hechizante

El mundo será azotado para reconstruir un idilio con las cenizas de lo absurdo

El sueño de tu rostro azotado por tragedias inmarcesibles me había perturbado

Cuán insignificante era un simple humano como yo para alterar tu sagrado sino

Pero estaba podrido, acabado por dentro debido a circunstancias sin sentido

.

Recuerdo el día en que todo cambió, cuando mi sufrimiento se empecinó y triunfó

Porque entonces hubiese querido abandonar este cuerpo y sollozar por siempre

Pensaba en alejarte de mí, en intentar convencerte de que yo sería tu muerte

Sin transiciones y sin pensamientos se presentó el momento de protegerte

.

Aunque solo un patético instrumento, me atreví a soñarte muy lejos del tormento

Mi vida se escurría entre las malgastadas tragedias del suicidio y la poesía etérea

Entregado al vicio de alucinarte, de degustar cada parte que de mí extirpaste

Poseído y ebrio de amargura, salí y comprendí que nosotros éramos solo tiempo

.

Los sonidos mágicos de un flautista encantador se apoderaban de mi escueta razón

Cobijándome en el suave y cálido abrazo de tu corazón es como fingía no ser yo

Pero la inconsciencia no dura eternamente, nada puede evitar el último rugido

¿Será acaso hoy el día en que ponga fin a este agónico galimatías donde según vivo?

.

Por ti aún deseo permanecer, porque quisiera ver florecer tu alma con magia y placer

Sé que estaré en deuda contigo incluso más allá de esta realidad malsana e infausta

Prometo que intentaré recompensártelo, te buscaré para purificarme por cada fracaso

Y, cuando lo haga, también podré finalmente sellar el beso donde fulgurará nuestro ocaso

.

Vislumbraré el fondo de las palabras esparcidas dentro de las sombras incompletas

Solo una me corresponderá, y será aquella cuyas letras estarán cuajadas con tu esencia

Experimentaré cierta decadencia entre los ocultos laberintos donde nos encontramos

Pero la sublimidad de aquel beso divino podrá apaciguar los deseos donde lloramos

.

Frente al abismo leo el último manuscrito, pidiendo al espíritu te lo conceda al atardecer

No sé cómo, lo que sé es que te fallé mucho más de lo que tu tierna mirada podía soportar

Pues, aunque siempre te amé, en términos humanos nunca fui el alivio para tus lágrimas

Ahora solo viajará esta poesía hacia ti mientras yo caigo al vacío para ahogar mi inutilidad

.

Libro: Triste Insania de Amor y Muerte


Si te ha gustado un poco lo que has leído aquí, puedes apoyarme con un donativo. Con ello, me ayudarás a continuar con mis escritos y también a difundir el mensaje que quiero dar al mundo entero. ¡Muchísimas gracias por tu tiempo!

About Arik Eindrok

Deja un comentario

Previous

Pensamientos LEEH9

Abandono Espectral

Next